dissabte 3 de novembre de 2007

 

El túnel educativo del estado español

Estudiar en España es distinto de estudiar en el fracasado sistema educativo español. Grandes cantidades de dinero público se destinan exclusivamente a alimentar el único sistema gratuito en España: el español. El debate de los últimos cuarenta años referido al reparto del dinero entre la pública y la concertada ha conseguido ocultar el verdadero problema: el sistema educativo español es de los peores del mundo. No lo digo yo: basta releer los informes de los organismos internacionales a este respecto. ¿Qué madre o padre de familia enviaría a sus hijos a estudiar a uno de los peores sistemas educativos existentes si no fuera rehén del mismo? La verdadera revolución está en que los españoles puedan elegir Sistema Educativo y que éste sea gratuito. Sería una revolución necesaria. Se debería poder cursar en España -por ejemplo- el SE francés, o inglés, o alemán, etc. en condiciones de gratuidad. Quizás entonces se darían cuenta los políticos de lo mal que lo están haciendo. Verían limitada la influencia en el adoctrinamiento de sus súbditos.

La principal falacia está en que la Constitución reconoce el derecho a la educación gratuita en España para los niveles obligatorios. Esta gratuidad se ha reducido a permitir que los ciudadanos españoles puedan cursan gratuitamente los niveles obligatorios dentro de un centro público del SE español sin otra posible “elección” que la de un centro concertado -si es que lo hay en la comarca -y por lo demás, pagando una parte por la insuficiencia de los importes aportados por la administración pública-. Esto no puede seguir así. El SE español, además de ineficiente, es injusto.

A partir del año 2007, los alumnos que estudian en Sistemas Educativos de otros países de la UE distintos al español no tendrán que pasar la selectividad. Los alumnos de estos centros educativos que operan en España podrán acceder directamente a la universidad española desde su sistema. Estos alumnos tienen asignaturas y currículos diferentes, y estudian en la lengua vehicular que se considera la adecuada desde su sistema educativo.

Elegir Sistema Educativo: ésta sería la gran revolución. La tímida apuesta por el inglés como lengua vehicular opcional es un mal parche. Si algún partido independentista quiere ser creíble, debería haber abandonado el SE español, o, como mínimo, haber propiciado -dentro del sistema público- el desarrollo de otros sistemas educativos europeos en condiciones de elección y gratuidad. Si el Govern de la Generalitat quisiera apostar por la sociedad del conocimiento, debería abordar el tema con valentía y no remendar el sistema con la sexta hora. La oposición se siente incapaz de realizar propuestas atractivas. Si no se abre el Sistema Educativo a otros sistemas europeos, existe el gran riesgo de la balcanización del SE español por visiones provincianas que dificultarían aún más la puesta al día que imperiosamente necesita la sociedad española.

Autor Dr. Lluís Girbau girbau@investiga.org





<< Pàgina principal

This page is powered by Blogger. Isn't yours?

Subscriure's a Missatges [Atom]